Consulta Individual Online

Aquello que puedo Sentir, lo consigo integrar y liberar.

Retornando a tu Esencia… Del niño/a herido y sobreadaptado, al adulto que soy hoy.

“Libre es aquel que sabe transformarse”.  Bert Hellinger

Todo lo que nos acontece esta inmerso en un mundo relacional, “vivimos en los Vínculos”, y como en las piezas de un móvil colgante, al mover una de ellas afecta al sistema completo.

La Terapia Familiar Sistémica me cautivó desde un comienzo, la amplitud de la mirada desde lo individual a lo relacional, era algo tan vivenciado a lo largo de mi vida.

Desde niños, nuestras experiencias tienen relación con amar y sentirnos amados por nuestros padres, con sabernos pertenecientes y por ende seguros dentro de estos vínculos. En lo profundo, es un anhelo de todo hijo estar cercano a sus padres, estén vivos o muertos, fueran las circunstancias que fueran, y sean como sean.

A veces, sobre todo en nuestra infancia, debemos separarnos internamente de aquello que nos duele… quizás de nuestros padres, de nuestras necesidades, cuando no han podido ser vistas por un adulto, o de aspectos propios, que consideramos no calzan con la imagen deseada para sentirnos queridos y pertenecientes a nuestra familia, y luego a nuestro entorno.

Entrar en la mirada sistémica es empaparse de esta profundidad; observar las relaciones, el lenguaje no hablado… El cuerpo y sus memorias…

Mirar lo difícil esta vez acompañado… hacer espacio a lo que dolió, acogiendo tus partes más vulnerables, para estar en seguridad contigo mismo, íntegro, en presencia… para mirar con nuevos ojos… 

Caminando un tiempo juntos… para potenciar tu máxima autonomía,

en tu camino…

Lo que está latente siempre puede florecer…

Docencia y Supervision 2

“De eso se trata, de coincidir con gente que te haga ver cosas que tu no ves. Que te enseñen a mirar… con otros ojos”.

Mario Benedetti

A %d blogueros les gusta esto: